jueves, 8 de octubre de 2009

INTERIORIZANDO A MARTÍ

Colombia sumida en conflicto armado, el temor e instinto de no querer marchar a una guerra que puede tener la propuesta humanitaria del ser dialogo; no tenemos dinero para la educación ni inversión social; sin embargo vemos como a diario el presupuesto es para la guerra. ¿Existen garantías para la oposición, para la libertad? ¿Será la vía democrática [el voto] la única salida? ¿En qué nos hemos convertido? ¿Los estudiantes jugamos a la “revolución”, caudillos estudiantiles para después trabajar del lado al que combatimos? Debemos oponernos. Anhelo un gobierno verdaderamente democrático, incluyente, igualitario, y eso es difícil si le damos al “caudillo” de 2 períodos uno más. ¿Qué nos quedará? La anulación y supresión del pensamiento divergente.


Estuve.. Estoy..

Estuve viva y estuve cadáver,
y en mi soterrado espacio sigo existiendo,
de rojo carmesí del 50
resbalan sobre mi conciencia,
manteniendo vagos mis pensamientos.

No rezongo, es de débiles
la queja y el refunfuño.
- pero existo
como si toda mi vida
cayera en una plañidera agonía -

De los ríos y la tierra,
los restos de colombianos
son apilados, al sonido de fusiles.
vuelan los hombres en medio del barullo de plomo;
como la lobreguez que me acecha a diario
siento el escape de espectros de sus antiguos y
mortecinos refugios.
Cruel y peligrosos como cuervos sin destino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario